agosto 12, 2011

Los perros son inteligentes. De verdad.

 

Primero debo decirles que soy la afortunada guardiana de la perra mas maravillosa y mas hermosa del mundo mundial llamada Matilda, una labrador amarillo que seguramente debe de ser la princesa de las perras y de todo el mundo animal. También de una maravillosa schnauzer llamada Mafalda, y de una gata que se cree la reina del mundo y un gatito que acaba de tener, que también son muy geniales. Soy afortunada en cuanto a mascotas se refiere. También en cuanto a hijas, pero no estamos hablando de eso.

Como antecedente, les diré que Matilda es GIGANTESCA. Una vez, me arrastro por toda la calle cuando trate de sacarla a dar un paseo, como se ve en las caricaturas, igualito. Es súper fuerte. Esta es ella:

DSCN6503

Ven? Les dije que era súper hermosa. No se fijen en el batidero alrededor, esta es una casita pequeña y vivimos 9 seres aquí, entre humanos, caninos y felinos.

Bueno, pues la otra noche estaba yo saliendo para ir a llevar a mi hermana a la central camionera, y se nos escapo. Esto en mi escala de mortificaciones, es de las primeras, porque:

1. No la puedo, es gigantesca

2. No me hace caso, solo le hace caso al marido

3. Corre demasiado y se me va extra lejos, y luego no quiere volver

Como el marido no estaba, hice lo que normalmente hago, que es entrar a buscar la correa, ir por ella en mi camioneta y caminando ella y yo manejando, traérmela. Excepto que no encontré la correa.

Para esto, mi hija mayor ya se había ido a, por lo menos, tratar de localizarla y neutralizarla en un solo lugar, cosa que logro. Cuando llegue a donde estaban, nos fue relativamente fácil treparla en la cajuela y llevarla a la casa. Claro que ilusamente pensé que al abrir la cajuela entraría en la casa, pero para ella la fiesta no había terminado. SE VOLVIO A LARGAR.

Echando humo

Se nos hacia tarde para llevar a mi hermana, así que hice lo mismo otra vez, pero ahora en vez de tratar de meterla en mi casa, simplemente me la lleve en la camioneta a llevar a mi hermana. Tuve la genial idea de que la dejaría en la cajuela de la camioneta, hasta que llegara el marido y entonces el que la bajara, al fin a el no se le escapa. Porque se aman. No es que yo este celosa ni nada de eso.

Cuando llegamos a la casa, le abrí las ventanitas de atrás, que no se bajan completas sino que solo se abre una ranurita –supongo yo que para este tipo de situaciones?? no lo se- y la deje ahí, pensando que soy una genio por haberle ganado. Ja!

Hasta le tome una foto y la subí al twitter.

Claro que mientras iba entrando a la casa, tuve la segunda genial idea de la noche. ¿Por que no buscar la correa, amarrarla y meterla, yo misma? Así que le pedí a las niñas que me la buscaran para ir a meterla.

Pero OH SORPRESA!! Cuando abro el portón de mi casa, lo primero que veo es la cajuela ABIERTA y la Matilda, sentada pacientemente esperando que le abriera. Hasta parece que sabia que se me había ocurrido ir por ella y me estaba esperando.

Como se las arreglo para abrir la cajuela desde adentro, no lo se. Lo trate de hacer y no pude.

Les digo, si los perros son inteligentes, ella lo es mucho mas.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...